Unidad de pensamiento y emoción en la sensación significativa corporal

Creemos que pensamos libremente y que somos dueños de nuestros pensamientos, cuando en realidad pocas veces analizamos lo que pensamos y casi siempre son nuestros pensamientos adquiridos los que nos controlan.
Al convertirnos en observadores de los propios pensamientos iniciamos un proceso en el que aparecen aspectos de nuestra personalidad que no teníamos registrados.
Es poner atención a ese observador interior que está con lo que se esta sintiendo, desarrollando la habilidad de estar con la experiencia emocional sin sentirse abrumado por ella.
Gendlin comenta que es importante establecer una atmósfera de escucha amigable, aceptando, por un momento todo sentimiento que se encuentre en nuestro interior.Y, tan solo dándole lugar a lo sentido significativamente en nuestro cuerpo respecto a cómo vamos transitando nuestra vida, resonando con esa experiencia interna, van surgiendo símbolos que registran nuestra vivencia desde el más profundo y sabio ser: nuestro cuerpo.
Damos coherencia desde allí a nuestros pensamientos.
(Stella Ianantuoni)